Icono del sitio Esquire

Cómo leer correctamente una etiqueta de whisky (y no morir en el intento)

Cómo leer etiquetas de whisky

Foto: Getty Images

Saber identificar el tipo, edad y región de un whisky no es tarea sencilla, pero esta guía te servirá para saber interpretar sus etiquetas.

El whisky es una de las bebidas más famosas del mundo y una de nuestras consentidas, pues con ella se pueden hacer combinaciones espectaculares.

Pero, ¿Alguna vez has sentido que si estás frente a decenas de marcas, no sabes cuál escoger o cómo hacerlo?

Y si quieres leer las etiquetas, peor. Estas tienen una gran cantidad de información que puede llegar a ser intimidante, por decir lo menos. Por eso, hemos preparado una guía rápida para que sepas leer la etiqueta de un whisky sin morir en el intento… o sin pasar vergüenza.

Pero primero una nota importante: no hay ninguna diferencia técnica entre «whisky» y «whiskey». La diferencia de una letra («e») es más que nada una preferencia regional, así que puedes agarrar una botella de whisk(e)y y listo.

Foto: Getty Images

Ahora sí, esto es lo básico que debes saber:

Tipo de whisky y región

¿Cuál es la diferencia entre bourbon, centeno, escocés, etc.? Te lo explicamos:

Whisky americano puro: está elaborado a partir de un macerado de cereales con un ABV no superior a 40%, envejecido un mínimo de dos años en barricas nuevas de roble carbonizado.

Bourbon: casi siempre procede de Estados Unidos, incluye una mezcla de al menos 51% de maíz, un ABV no superior a 40% y un envejecimiento en barricas de roble carbonizado. Si tiene denominación straight bourbon, quiere decir que ha sido envejecido al menos dos años.

Foto: Getty Images

Whisky escocés, irlandés y canadiense: esta información en la etiqueta supone una diferencia en el perfil de sabor y el estilo. En el caso del whisky escocés se complica un poco porque hay regiones diferentes de ese país que producen una amplia gama de estilos diferentes de whisky.

Centeno: al igual que el bourbon requiere maíz, y un whisky de centeno debe tener una mezcla de al menos 51% de centeno.

Whisky de Tennessee: si alguna vez has escuchado que el Jack Daniels es un bourbon, probablemente alguien te haya dicho que es un whisky de Tennessee. ¿Cuál es la diferencia? Pues…que fue fabricado en Tennessee. Nada más.

Foto: Getty Images

Detalles relacionados con el whisky

Estos son otros detalles que debes saber y que por lo general vienen impresos en la etiqueta:

ABV y Proof: el alcohol por volumen (ABV) debe ser familiar para cualquier bebedor. Básicamente, es la cantidad de etanol que tiene la bebida. A mayor número, la concentración es más alta y te puede pegar más rápido. La graduación o Proof es simplemente el doble del ABV, por lo que un whisky de 80 grados tiene un 40% de ABV.

Edad: no todos los whiskies indicen su edad, pero muchos sí lo hacen. ¿Por qué es importante? Porque el color y sabor de un whisky está relacionado directamente con el tiempo que pasó en un barril.

Si no es muy viejo, se denomina moonshine o whisky blanco. Aunque la edad varía, para que se considere whisky debe haber pasado al menos dos años en un barril de madera. Ojo: a diferencia del vino, el whisky no sigue envejeciendo en la botella. Una vez que está en el vaso, se congela, hasta que se abre la botella, momento en el que empezará a degradarse.

Madera: indica el tipo de madera con el que está hecho el barril en el que se envejeció. Por lo general la etiqueta indica el tipo de barriles utilizados. Si ves que tiene más de un tipo de barril, el perfil de sabor es más complejo… y será más caro.

Foto: Getty Images

Otra información a considerar

Single malt/blend: un whisky de una sola malta se produce en un solo destilador utilizando una sola cebada malteada u otro grano. El escocés es single malt, pero otras variedades también pueden serlo.

Un blend es la combinación de diferentes maltas. Depende de tu gusto personal qué prefieras. Los whiskies de una sola malta son únicos; las mezclas pueden ser magistrales.

Maceración ácida: se refiere a la práctica de reutilizar parte de la masa del lote anterior en el nuevo lote. Aumenta el sabor y ayuda a equilibrar un poco más el jugo, por lo que verlo en la etiqueta es sólo una pista de cómo se hizo.

Foto: Getty Images

Barril único: si ves esto, quiere decir que se extrajo de un solo barril y no se mezcló con ningún otro.

Filtrado: es posible que en la etiqueta aparezca «no filtrado en frío». La mayoría de los se filtran en frío para eliminar las impurezas, así que si lees esto, quiere decir que que han dejado todas esas impurezas ahí. Tu whisky no será totalmente claro, pero sigue siendo excelente para beber.

La anterior información es la básica que te puede servir de guía a la hora de elegir un buen whisky y parecer (o ser) un experto en el tema.

#BigDrinkBook

Sigue leyendo:

Cómo preparar Penicilina, el coctel de whisky más famoso del siglo XXI

¿Cómo catar un whisky? Te ayudamos a hacerlo como un experto

Los 12 tragos hechos con whisky y que los bartenders tienen entre sus favoritos

10 cocteles de whisky que puedes intentar preparar en casa

Salir de la versión móvil