Icono del sitio Esquire

La nueva audioserie, ‘Atrapados’, repiensa los límites de la libertad personal desde el encierro

atrapados

Foto: Deezer

La grabación de Atrapados, una audioserie en podcast, enfrentó a todo el equipo a un reto postpandémico: trabajar nuevamente cara a cara.

Con el papel de Franco Reyes Guerrero, protagonizó Amor de gavilanes en 2004. Luego fue Te voy a enseñar a querer, en 2005. Después, Amores de Mercado. Para Michel Brown, la pantalla grande no es ninguna desconocida. Después de más de dos décadas en México, el actor argentino ha decidido cambiar de formato.

El cambio de telenovela a podcast fue un reto. Su carrera se ha definido por el gusto de experimentar: “Hace varios años que lo que estoy buscando son retos e historias que me pongan en este lugar vulnerable. A nosotros, como actores, ése es un lugar en el que nos gusta estar,” nos comparte en una entrevista exclusiva para Esquire. Éste fue el caso para la más reciente audioserie en la que participó: Atrapados.

Un cambio de escenario

Foto: Deezer

A pesar de su trayectoria como actor de formatos audiovisuales, el productor colombiano Daniel Uribe lo contactó por su voz. Él ya sabía que quería generar una intimidad especial con los escuchas. Incluso en medio de la crisis sanitaria por COVID-19, le pareció competente hablar del encierro, y de los retos a los que nos enfrentamos como seres humanos al ser privados de nuestra libertad individual.

Por esta razón, la audioserie exclusiva de DeezerAtrapados, gira en torno a una historia de catástrofe. Un equipo de mineros quedan encerrado en una mina caída. Explosiones, gritos, diálogos tensos. En episodios de 15 minutos, tres historias distópicas diferentes se entrelazan bajo esta misma premisa: la necesidad de salir

Brown dice que trabajar sólo con audio lo sacó de su zona de confort. Generalmente está acostumbrado a interactuar con camarógrafos, maquillistas, diseñadores de iluminación. En un proyecto destinado a ser un podcast, nada de eso cuenta: lo único que importa es el sentimiento que se comunica con la palabra hablada.

Te sugerimos: No Sudden Move, un estreno que no te puedes perder

Sólo con la voz

Foto: Deezer

A pesar de que Uribe tenía claro que ése era el formato que quería manejar para producir los episodios de Atrapados, disponible por medio de la plataforma de streaming Deezer, la pandemia impuso ciertos obstáculos humanos. A pesar de que todo el equipo tenía pruebas negativas de COVID-19, las y los actores que participaron en las sesiones de rodaje tuvieron que habituarse, una vez más, a interactuar en persona.

El proceso de producción, sin embargo, fue muy rápido. Brown lo describe casi como una improvisación: 

“[la audioserie] pone en un lugar a los actores en los que tienen que construir a partir de lo que los demás están construyendo […]. Dependemos de una de las armas a las que, a veces, no le ponemos mucha atención: la voz”, explica sobre su experiencia personal frente al micrófono.

Daniel Uribe tenía claro que quería que su audioserie generar un nivel diferente de intimidad con la audiencia. Por esta razón, utilizó micrófonos binaurales para lograr que los escuchas se inmersan más en la historia. Esta tecnología permite un diseño sonoro en 360º, que da la ilusión de que los sonidos suenan en un espacio real.

La intimidad del sonido binaural en Atrapados

Foto: Deezer

Para lograr una mejor experiencia al momento de escuchar la audioserie, Uribe recomienda escuchar los episodios con audífonos. Aunque se puede escuchar en un coche o con bocinas, se pierde la sensación envolvente de estar rodeado por los sonidos. 

“Los límites son los que nos dan la libertad”, se sincera el productor. “Es paradójico, pero es así. La gente que está en la cárcel explora unos grados de libertad que quienes estamos ‘libres’ no lo hacemos. […] La pandemia nos enseñó todo eso”.

Aunque eran pocas personas participando en el proyecto—6 actores, 3 personas de producción—, el terror de volver a trabajar en persona fue real. A pesar de estar grabando en un estudio cerrado, Uribe describe su experiencia general como ‘liberadora’. A pesar de ello, señala que había un temor compartido más allá del entramado narrativo de encierro. Podría ser que, esta misma incertidumbre que nos ha inculcado la pandemia, se refleje en las historias de su más reciente audioserie: Atrapados, un proyecto no apto para claustrofóbicos.

Más entrevistas:

Juan Pablo Castañeda en su camino por el cine de terror y por qué ‘debemos dejar de meternos el pie’

2021: El año de C. Tangana. «El madrileño es un disco que evita los prejuicios»

Salir de la versión móvil